www.abogadolaboral.cl

Consulta y discusión sobre derecho laboral

Carta para Calificación de Accidente Laboral

Santiago, 01 de marzo de 2007

Señor
Manuel Rivas Burattini
Departamento de Calificación Accidentes del Trabajo
Hospital del Trabajor.

De mi consideración:

Por medio de la presente y en representación del paciente hospitalizado don ISMAEL NAYI VILLABLANCA ANDRADE, RUT 15.410.866-1, Limpiador de Vidrios en Altura, vengo en solicitar calificación de accidente del trabajo, en virtud de los antecedentes que expongo a continuación:

El día 14 de febrero de 2007, el paciente sufrió un accidente laboral consistente en caída desde el piso 13 del edificio en construcción Portal Lo Ovalle, ubicado en Avenida Lo Ovalle Nº 1143, comuna de San Miguel, mientras se encontraba efectuando labores de limpieza exterior de ventanas.

Tales funciones eran desarrolladas en virtud de relación laboral que se inició el día 9 de febrero de 2007 con la empresa Constructora ARIEL LARENAS Y CIA. LTDA, Rut: 77.083.280-2, representada por don Ariel Larenas Del Valle.

Como se observa, el accidente se produjo al quinto día de inicio de la relación laboral, período durante el cual el empleador no escrituró el contrato de trabajo, encontrándose en todo caso dentro del plazo para hacerlo conforme al artículo 9 inciso segundo del Código del Trabajo.

No obstante lo anterior, una vez verificado el accidente, la empresa trasladó al paciente al Hospital del Trabajador, no efectuando la declaración individual de accidente de trabajo, y en los días posteriores se ha negado a reconocer la existencia de relación laboral, sin perjuicio de haber pagado un monto cercano a los $ 10.000.000.- por las atenciones brindadas hasta el día 20 de febrero de 2007.

Por lo indicado, el señor Villablanca fue calificado como “paciente convenio”.

La actitud de la empresa ha llevado a la familia a contratar los servicios de este profesional, en orden a asumir la representación del accidentado profesional ante los Tribunales del Trabajo, lo que se materializará en los próximos días con la interposición de una demanda laboral, de la que se acompañará copia una vez presentada ante la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago.

En este sentido, frente a la falta de formalización del contrato de trabajo, operan en beneficio del trabajador las presunciones legales que derivan de la aplicación de los artículos 7 y 8 del Código del Trabajo, en el sentido que al ser la relación laboral un vínculo de naturaleza consensual, no es óbice para su génesis, la falta de escrituración del mismo.

Por el contrario, la forma y oportunidad en que se prestaron los servicios llevan a concluir necesariamente que existen indicios más que suficientes para determinar que el paciente es trabajador de Ariel Larenas y Cia. Ltda., empresa afiliada a la Achs. y con código vigente.

Específicamente las circunstancias de la prestación de los servicios, fueron las siguientes:
1 Extensión temporal probable de la relación laboral y naturaleza definitiva del vínculo.
Los servicios contratados se extenderían aproximadamente por el término de dos semanas, período que las partes consideraron suficiente para la ejecución completa de la obra pactada.

Sin embargo, la ejecución de la obra al ser interrumpida por la verificación de un accidente laboral, el que lo ha mantenido hospitalizado, ocasiona que sus inasistencias al trabajo resulten justificadas, correspondiendo entender vigente el vínculo laboral de manera indefinida, mientras no se cumplan las condiciones legales para su término.
2 Remuneración pactada.
La remuneración pactada por la ejecución de los servicios de limpieza de vidrios, ascendió a la suma de $ 160.000.- (ciento sesenta mil pesos por el período de dos semanas que presumiblemente se extendería la obra). Por lo anterior, es que cabe fijar la remuneración del trabajador en la suma de $ 320.000.- pesos mensual, monto que debe servir como base de cálculo de las prestaciones derivadas de la ley Nº 16.744.
3 La prestación de los servicios.
La característica de la prestación de los servicios necesariamente lleva a entender que ésta se encuadra en un vínculo de naturaleza laboral. Sólo se entiende que el trabajador haya expuesto su integridad física, al suspenderse en el aire desde un edificio de 13 pisos, para cumplir con las labores ordenadas.

En efecto, el accidentado fue contratado para desempeñar funciones que son propias del giro de la demandada. La limpieza de los vidrios era indispensable para la conclusión de la obra de construcción del edificio, sobretodo para la entrega del mismo al mandante, puesto que ésta recepción final debió verificarse a fines de febrero de 2007.

La empresa, seguramente pretende hacer creer que los servicios eran prestados en forma independiente, autónoma y sin sujeción alguna, arguyendo una relación de carácter civil y no laboral. Sin embargo, cabe preguntarse ¿cómo el paciente a sus 24 años y habiendo escasamente terminado su segundo año medio podría encontrarse en situación de igualdad para negociar las condiciones de su empleo?

Por otra parte, el señor Villablanca nunca ha efectuado iniciación de actividades ante el S.I.I., escasamente conoce lo que es una factura, por lo que sólo cabe concluir que sus servicios tuvieron el carácter de laborales y no empresariales.
4 Expresión fáctica de la dependencia y subordinación.
Para el desempeño de las tareas el paciente fue contactado por el Gerente de Operaciones de la demandada don Nicolás Larenas Valiente, quien determinó las labores que debía desarrollar, y además, le entregó el dinero para la compra de la cuerda con que se suspendería en el aire ($ 70.000.-), sin dar ninguna otra instrucción sobre las características técnicas que debía cumplir la misma.

Además, en el desempeño efectivo de su cargo, se encontraba bajo la supervisión directa de don Carlos Romero, quien era el Ingeniero de Obra, y por el jefe de obra de nombre Manuel (se desconoce su apellido).

Conforme a los antecedentes expuestos y no habiendo mediado fuerza mayor extraña, caso fortuito, ni intencionalidad de auto daño por parte del trabajador, es que debe calificarse su accidente como laboral y no común, conforme al artículo 5 de la ley Nº 16.744.

Por lo expuesto, solicito la recalificación del paciente, declarándose a éste como accidentado profesional y en consecuencia se proceda al otorgamiento de todas las prestaciones que correspondan en virtud de la ley de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Atentamente,

Pablo Reyes Carreño.
Abogado.

About these ads

Sin comentarios aún»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: